Una Experiencia inolvidable.

Todo comenzó el día martes 01 de septiembre, el día que inicié mis labores como Auxiliar de vuelo en la empresa Fly Colombia City Tour Paseos en Helicóptero, estaba muy emocionada por tener la oportunidad de estar en una empresa que ayuda a crear historias y cumplir sueños. El día 5 de septiembre pude acompañar una operación desde la observación, nunca había estado tan cerca de una máquina tan imponente como lo es el helicóptero Bell Ranger 206 L3, fue más que una ilusión.

El día miércoles 16 de septiembre, un día normal de trabajo, nos informaron que teníamos un vuelo privado a Marmoleo, un restaurante espectacular al que Fly Colombia lleva a sus pasajeros a disfrutar de una cena fantástica. Mi trabajo era coordinar el abordaje de los pasajeros en la plataforma (primera vez que lo hacía), debo aceptar que estaba muy nerviosa en el momento en que el rotor principal subió la potencia, el sonido recorrió todo mi cuerpo, una sensación difícil de explicar con palabras, para mi sorpresa, el gerente se para en frente de la aeronave mientras yo estaba al lado de la puerta cuidando la seguridad de los pasajeros al ingresar, en medio de mis nervios, el gerente de la empresa, el señor Diego Velázquez, me hace un llamado un poco brusco (era parte de la sorpresa) al que atendí inmediatamente, supuse que me asignaría algo para hacer, me equivoqué, él abrió la puerta de la cabina del helicóptero y me invitó a subir.

Fue totalmente inesperado, lo miré a los ojos y me paralicé por unos segundos, no pude reaccionar de otra forma más que llorar, me subí con una mochila y un montón de papeles que usamos en la operación, en pocas palabras estaba encartada. Desde ese momento cada minuto fue eterno, el tiempo para mí se detuvo y pude disfrutar cada segundo con lágrimas en los ojos que ni me dejaban ver bien lo que tenía frente a mí, una ciudad maravillosa, llena de lugares que desde el cielo son casi irreales, una fantasía, una experiencia que es obligación vivir.

Lloré de alegría durante todo el vuelo por lo que sentí, vi y descubrí desde lo alto. Cada día estoy más convencida de que nací para volar y Fly Colombia ahora hace parte de mi vida, mi historia y mi sueño.

Linda Arbeláez.